La salud mental se fortalece en las Islas

La Federación Salud Mental Canarias apuesta por un modelo unificado de trabajo, centrado en la recuperación de las personas en un entorno social y comunitario

La Federación Salud Mental Canarias es una organización sin ánimo de lucro y de ámbito regional que agrupa a las seis asociaciones más representativas de la salud mental en el archipiélago: AFES Salud Mental (Tenerife), El Cribo (Lanzarote), Salud Mental Atelsam (Tenerife), Salud Mental AFE-SUR (Gran Canaria), Salud Mental La Palma y Asomasamen (Fuerteventura). Está integrada en la Confederación Salud Mental España, junto a otras 17 federaciones autonómicas, sumando más de 300 asociaciones en todo el estado.

Inició su andadura en 2001 para promover la salud mental y la integración social, familiar y laboral de las personas con problemas de salud mental. Trabaja conjuntamente con las entidades miembro para representar al movimiento asociativo de Canarias, fortaleciendo la estructura interna de cada una de ellas y fomentando la participación igualitaria para la toma de decisiones mediante consenso.

En noviembre de 2018, y tras una votación en la Asamblea General, se renueva su junta directiva. AFES Salud Mental asume la presidencia de la federación; Salud Mental Atelsam la vicepresidencia, AFE-SUR la secretaría, Salud Mental La Palma la tesorería, y El Cribo y Asomasamen se configuran como vocales.

Uno de los objetivos de la federación es fomentar el empoderamiento de las personas con estos problemas. Con el nombramiento de Enrique González como presidente, ya son tres las personas con experiencia propia que presiden alguna federación de Salud Mental España, sumándose a Basilio García, presidente de Salud Mental Ceuta, y Elena Briongos, presidenta de Salud Mental Castilla y León.

Para Enrique González estas designaciones “suponen reivindicar en primera persona, que es la mejor manera de acabar con los prejuicios y mitos. Supone que otras se animen a representar de manera directa y en primera persona los intereses, ya no propios e individuales sino los de todo un colectivo diverso”.

En esta misma línea, la federación trabaja para impulsar el Comité Pro Salud Mental en Primera Persona de Canarias, con representación en la Confederación nacional. Estos comités federativos son espacios de diálogo y debate que permiten a las personas adquirir la capacidad de representar a sus entidades y tomar decisiones que afectan tanto a su vida personal como al movimiento asociativo.

La Federación Salud Mental Canarias apuesta por un modelo unificado de trabajo, centrado en la recuperación de las personas y en la atención social y comunitaria de los problemas de salud mental. Durante 2018 las asociaciones miembro atendieron a unas 4.000 personas en diferentes tipos de recursos psicosociales.

Las principales acciones de la federación van dirigidas a garantizar la igualdad de recursos especializados de atención a la salud mental, especialmente en las islas menores del Archipiélago; fomentar la creación de asociaciones de salud mental en las Islas que aún carecen de ellas (La Gomera y El Hierro); promover recursos de formación y empleo en cada organización y dar continuidad al servicio de información y asesoramiento jurídico de la federación.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los problemas de salud mental serán la principal causa de discapacidad en el mundo en 2030. Concretamente, 1 de cada 4 personas tiene o tendrá algún problema de salud psíquica a lo largo de su vida. Estos datos reflejan la alta incidencia de problemas psiquiátricos en la población y la necesidad de un abordaje integral para la prevención y la atención.

La promoción de la salud mental debe ser una prioridad compartida entre la Federación y las administraciones públicas. Un hito reseñable este año ha sido la aprobación del primer Plan de Salud Mental de Canarias 2019-2023, un trabajo coordinado por el Gobierno de Canarias, en el que la participación de las asociaciones ha tenido un papel destacado.

Para la Federación Salud Mental Canarias son importantes las acciones de incidencia política. En palabras de Enrique González, “queremos seguir siendo un interlocutor experto a la hora de diseñar e implantar nuevas acciones, pero también a la hora de erradicar prácticas coercitivas, como las contenciones mecánicas y químicas, y de abordar temas tan importantes para nuestra sociedad, como la prevención del suicidio”.