La Federación Salud Mental Canarias manifiesta la urgencia de un Plan Nacional de Prevención del Suicidio ante la mayor vulnerabilidad de la salud mental de la población debido a la pandemia

Se suma así a la campaña “10 de septiembre: Día Mundial para la Prevención del Suicidio” de SALUD MENTAL ESPAÑA.

Desde las entidades más representativas del movimiento asociativo por la salud mental de Canarias reivindicamos medidas para la prevención del suicidio, un problema de salud pública que, según la Federación Mundial de la Salud Mental, entre el 65% y el 95% de los casos están relacionados con problemas de salud mental.

Con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, la Federación Salud Mental Canarias se suma a la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA en el lanzamiento de una campaña con recomendaciones y reivindicaciones políticas, que pasan por un cambio de modelo social.

Según los últimos datos oficiales, del INE, en 2018 fallecieron en España 3.539 personas por suicidio, una cifra que, aun siendo algo inferior a la del año anterior, sigue situando al suicidio como la primera causa de muerte externa en nuestro país, casi duplicando a los accidentes de tráfico.

10 de septiembre de 2020

La muerte por suicidio sigue siendo la primera causa externa de defunción de España, desde hace más de una década. En 2018, último año del que se tienen datos oficiales procedentes del Instituto Nacional de Estadística (INE), fallecieron en nuestro país 3.539 personas por suicidio (2.619 hombres y 920 mujeres). En Canarias, según datos del Instituto Canario de Estadística (ISTAC), entre los años 2007 y 2018, 2.116 personas han perdido la vida por suicidio, de las que 1.650 son hombres y 466 mujeres.

Esto supone que casi sigue casi duplicando a las muertes por accidente de tráfico. Sin embargo, las iniciativas para su prevención son escasas o nulas. Como si el problema no existiera, cuando se trata de un importante problema de salud pública, agravado en los últimos meses con la pandemia de la COVID-19.

Por ello, la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA, con motivo de este 10 de septiembre, Día Mundial de la Prevención del Suicidio, lanza una campaña en la que reitera e insiste en su reivindicación de la elaboración de un Plan Nacional para la Prevención del Suicidio “este año, si cabe, más necesaria que nunca”, urge Nel González Zapico, presidente de la Confederación.

Es prioritario ponerse a trabajar en un plan que abarque desde la formación a profesionales de la salud, hasta la elaboración de campañas de sensibilización social y visibilización del problema para que deje de ser un tabú, pasando necesariamente por la promoción de una educación emocional, ya desde la escuela infantil”.

Más allá de la parte reivindicativa, la campaña busca también sensibilizar en torno al suicidio, de manera que deje de ser un tabú. Se ofrecen algunas recomendaciones y herramientas para abordar una ideación suicida y evitar que se lleve a cabo, tales como tomar distancia y aplazar la decisión, plantear soluciones que permitan ese aplazamiento, contar con una red de contactos de seguridad, escuchar sin juzgar ni criticar, o acudir a profesionales de la salud.

¿Qué propone SALUD MENTAL ESPAÑA para la elaboración de este Plan?

Desde los organismos internacionales se explica que la manera de dar una respuesta al suicidio en un país es establecer una estrategia nacional de prevención del suicidio que refleje el compromiso claro de los gobiernos respecto a este problema. Se insta a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias a sumarse a estas estrategias a nivel autonómico.

El Plan, cuyo objetivo sería disminuir la tasa de suicidios y prevenir las conductas suicidas, debería contemplar la implantación de un servicio telefónico de atención al riesgo suicida, de carácter público y gratuito, evitando así iniciativas que carecen de control o atención profesional. Además, debería servir para sensibilizar y mejorar la información a la población general a través de campañas de concienciación promovidas por instituciones públicas, medios de comunicación y entidades sociales dedicadas a la causa y ayudar a detectar precozmente el riesgo suicida.

El suicidio y su relación con la salud mental

La depresión, los trastornos debidos al consumo de sustancias y los comportamientos antisociales son los más frecuentemente asociados con el comportamiento suicida.

Se calcula que el riesgo de suicidio para toda la vida es de un 4% entre las personas con trastornos del estado de ánimo, de un 7% entre las personas con dependencia del alcohol, de un 8% entre las personas con trastorno bipolar y de un 5% entre las personas con esquizofrenia.

Es importante mencionar, y más aún en la situación actual, el efecto de la violencia machista sobre la salud mental de las mujeres que la sufren, y que incrementa también el riesgo de conductas suicidas. Durante los meses de confinamiento, estas mujeres han tenido que convivir con los maltratadores, vigiladas, sin poder salir de casa ni recurrir a los recursos de apoyo, lo que acrecienta su vulnerabilidad. Aunque no hay cifras concretas, profesionales de la Psicología alertan de la incidencia de la violencia machista y los abusos sexuales como importantes factores de riesgo importantes de la conducta suicida.